En menos de 25 años, los fondos cotizados en bolsa (ETF) se han convertido en uno de los vehículos de inversión más populares para inversores institucionales e individuales. A menudo promovidos como más baratos y mejores que los fondos mutuos, los ETF ofrecen opciones de diversificación, negociación y arbitraje de bajo costo para los inversores.

Ahora que los ETFs regularmente cuentan con más de $1 billón de activos bajo administración, nuevos numeros de ETF se lanzan al mercado dozenas de veces cada año. Los ETF son tan populares que muchas casas de bolsa ofrecen a sus clientes operaciones gratuitas en un número limitado de ETF. (Para lecturas relacionadas, consulta Introducción a los ETF’s.

PUNTOS CLAVES

  • Los fondos cotizados en bolsa, o ETF, se desarrollaron por primera vez en la década de 1990 como una forma de proporcionar acceso a fondos pasivos indexados a inversores individuales.
  • Desde su creación, el mercado de ETF ha crecido enormemente y ahora son utilizados por todo tipo de inversores y comerciantes de todo el mundo.
  • Los ETF ahora representan todo, desde índices de mercado amplios hasta sectores especializados o clases de activos alternativos.

Inversión Indexada

Los ETF comenzaron como una consecuencia del fenómeno de la inversión en índices. La idea de la inversión indexada no surgió en los últimos 20 años. De hecho la inversión indexada se remonta bastante tiempo atrás: los fideicomisos o fondos cerrados se crearon ocasionalmente con la idea de dar a los inversores la oportunidad de invertir en un tipo particular de activo.

Sin embargo, ninguno de estos realmente se parecía a lo que ahora llamamos un ETF. En respuesta a la investigación académica que sugiere las ventajas de la inversión pasiva, Wells Fargo y American National Bank lanzaron fondos mutuos indexados en 1973 para clientes institucionales. La leyenda de los fondos mutuos, John Bogle, lo seguiría un par de años después, lanzando el primer fondo mutuo de índice público el 31 de diciembre de 1975. Llamado First Index Investment Trust, este fondo rastreó el S&P 500 y comenzó con solo $11 millones en activos. Denominado burlonamente por algunos como “la locura de Bogle”, el AUM de este fondo cruzó $100 mil millones en 1999.

Una vez que quedó claro que el público inversor tenía apetito por dichos fondos indexados, la carrera comenzó a hacer que este estilo de inversión fuera más accesible para el público inversor, ya que los fondos mutuos a menudo eran caros, complicados, poco líquidos y nacesitaban muchos montos mínimos de inversión. Los ETF, como un fondo mutuo administrado pasivamente, intentan rastrear un índice, a menudo mediante el uso de computadoras, y también tienen la intención de imitar el mercado.

Nacimiento del ETF

Según Gary Gastineau, autor del “Manual de fondos negociados en bolsa”, el primer intento real de algo así como un ETF fue el lanzamiento de acciones de participación de índice para el S&P 500 en 1989. Desafortunadamente, aunque hubo un poco de interés de los inversores , un tribunal federal en Chicago dictaminó que el fondo funcionaba como un contrato de futuros, a pesar de que estaban marginados y colateralizados como una acción; en consecuencia, si iban a negociarse, tenían que negociarse en una bolsa de futuros, y la llegada de los verdaderos ETF tenía que esperar un poco.

El siguiente intento de creación del moderno Exchange Traded Fund fue lanzado por la Bolsa de Valores de Toronto en 1990 y se denominó Unidades de Participación del Índice Toronto 35 (TIP 35). Se trataba de un instrumento de almacén basado en recibos que rastreaba el índice TSE-35.

Tres años más tarde, State Street Global Investors lanzó el ETF S&P 500 Trust (llamado SPDR o “araña” para abreviar) el 22 de enero de 1993. Era muy popular, y sigue siendo uno de los ETF más cotizados en la actualidad. Aunque el primer ETF estadounidense se lanzó en 1993, se tardó más de 15 años el primer ETF administrado activamente en llegar al mercado.

Barclays ingresó al negocio de los ETF en 1996 y Vanguard comenzó a ofrecer ETF en 2001. A fines de 2018, había más de cien emisores distintos de ETF.

El Crecimiento de una Industria

De un fondo en 1993, el mercado de ETF creció a 102 fondos en 2002, y cerca de 1,000 a finales de 2009. Según la firma de investigación ETFGI, ahora hay al menos 5,000 ETF que operan a nivel mundial, con más de 1,750 en los EE. UU. (Si incluye notas negociadas en bolsa, una categoría mucho más pequeña, hay 1.900 adicionales a nivel mundial y otros 270 en los EE. UU.).

En el camino, una especie de “competencia” interesante había comenzado entre los ETF y los fondos mutuos tradicionales. 2003 marcó el primer año en que las entradas netas de ETF excedieron las de los fondos mutuos. Desde entonces, las entradas de fondos mutuos generalmente han excedido las entradas de ETF durante los años en que los rendimientos del mercado son positivos, pero las entradas netas de ETF tienden a ser superiores en los años en que los principales mercados son débiles. (Para lecturas relacionadas, consulte 5 Razones por las cuales los ETF funcionan para los inversores jóvenes).

Algunos ETF’S Importantes

Como mencionamos, el primer ETF (el S&P 500 SPDR) nació el 23 de enero de 1993. Este fondo tiene actualmente más de $260 mil millones en activos bajo administración y sus acciones cotizan a un precio de alrededor de $280.

El segundo ETF más grande, el ETF iShares Core S&P 500 (NYSE: IVV) comenzó a cotizarse en mayo de 2000. Este fondo ahora cuenta con casi $182 mil millones en activos bajo administración y tiene un volumen promedio al mes de 4.2 millones de acciones por día.

El iShares MSCI EAFE ETF (NYSE: EFA) es el mayor ETF de renta variable extranjera. La EPT se lanzó en agosto de 2001 y actualmente posee unos $ 58 mil millones en activos.

El Invesco QQQ (NYSE: QQQ) imita el índice Nasdaq-100 y actualmente posee activos de aproximadamente $ 73 mil millones. Este fondo se lanzó en marzo de 1999.

Por último y no menos importante, el fondo Barclays TIPS (NYSE: TIP) comenzó a cotizar en diciembre de 2003 y ha crecido a más de $20 mil millones en activos bajo administración. (Para lecturas relacionadas, consulta Creación de un portafolio de ETF).

MI OPINIÓN

Si bien los ETF ofrecen una exposición muy conveniente y asequible a una gran variedad de mercados y categorías de inversión, también se les acusa cada vez más como fuentes de volatilidad adicional en los mercados. Sin embargo, es poco probable que esta crítica desacelere su crecimiento considerablemente, y parece probable que la importancia e influencia de estos instrumentos solo vaya a crecer en los próximos años.

3 comentarios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: